viernes, 12 de diciembre de 2008

2

Mi madre bordaba lágrimas desiertas en los primeros arcoiris.
Y ahora mi paracaídas cae de sueño en sueño por los espacios de la muerte.

1 comentario:

JaviC dijo...

Huidobro es irrepetible. Buen blog,

un saludo!