lunes, 14 de diciembre de 2009

Fons et. origo 15

De todas las cosas bonitas que recuerdo, me viene a la memoria el alma de un niño de 3 años. Hoy me habló con  sonrisa de Tchaikovski. Me dijo, ya no llores (mira...un ave).


miércoles, 9 de diciembre de 2009

Días de influenza



El virus H1N1 viene siendo una prueba de experimentación humana. Una especie de artimaña bien calculada, similar a una carrera con decoraciones: “sobrevivirán los más obedientes”. Primero te ponen en cuarentena. Mi madre vio con sus pequeños ojos el reflejo de bicho raro con cubre bocas; con todo, no le ha quedado de otra más que separar los cubiertos, comprar frutas y verduras, preparar caldos y otras cosas. Es irónico; llevo 2 semanas así, y apenas hoy me dieron las pruebas. Todo estaba en un papelucho que decía: “positivo”.

Me desespera lo alarmista que pueda sonar la enfermedad.  En gran parte, los medios de comunicación se han encargado de difundir una noticia en calidad de desventaja para los enfermos: "Van tantos muertos". Mi mamá creyó que en verdad podría morirme, mi papá quería hospitalizarme. Todo es muy confuso. . Las palabras del doctor sonaban también confusas: El Tamiflú no te hizo nada. Vamos a probar otra cosa. Y así me han traído. Me siento cansada. MI mente escapa por momentos y ya quisiera estar en la playa. En lo personal, esta es una prueba de vida. Esto me ha permitido acercarme más a Dios. En una ocasión le pregunté si esto de las enfermedades actuales, era producto de una conspiración gigantesca, a lo que me respondió, que todo tiene un plan personal. Quizás de fe, perseverancia y templanza (cosas que no poseo).

El aburrimiento es la cosa más desesperante. Hay que buscar cómo matar el tiempo. Me compré un par de libros; el último de Bendetti, que es bueno contra el ocio, pero ya lo acabé esta tarde. Luego me llegó un par de ejemplares de La Línea del Cosmonauta 11, que he leído con mucho cuidado. Me salto la parte donde veo mi nombre: no estoy acostumbrada a leerme en revistas. Mi tía me compró otro libro que me dará mañana; algo así como “Bailando con los lobos”. No sé muy bien. Todo lo demás es acostarme y ver las telarañas del techo, los pliegues de la pintura, etc. Después de un rato, uno zappea la televisión; nunca hay nada interesante. Estoy esperando que den las 8pm para ver Dr. House.

Otros ratos pienso en el mundo. Mi mamá está alarmada porque entre otras cosas, he pensado de una vez por todas dejar mi trabajo. “Esta niña, me va salir con que se quiere ir a África" Pues sí, de repente pienso en mis pobres niños al otro lado del mundo y se me hace el corazón chiquito. Uno aquí sufriendo de un virus que tiene remedio, y ellos con otros 20 virus manipulados y mortales. Eso sin tomar en cuenta las escasas posibilidades económicas. Sin dinero, uno no se puede mover de su sitio. Es lamentable, pero en ocasiones, el dinero compra la vida.

También pienso en la gente que no ha querido sanar. Los psicópatas renuncian a recibir tratamiento. Hoy escuché de un caso parecido y me puse triste. Cuando uno mantiene un lazo emocional, quisiera que las personas se comportaran como uno desea (por egoísmo quizás); pero a veces, las cosas no resultan así. Yo estoy luchando, mientras alguien al otro lado del mundo ha renunciado a todo. Lo cierto es que además de la enfermedad, nuestras almas están unidas. Vaya cosa, el mundo como decía Friedman es plano, horizontal y virtual. Será que la historia de la humanidad llega a su fin; y todos al cabo, tenemos las mismas preocupaciones: los debates cuerpo-alma; mortalidad-eternidad. Me pregunto si, en medio de la guerra,  podremos escuchar los vestigios del alma, las pequeñas cosas que darán sanación.

Estoy segura que la batlla espiritual está ganando en este terreno. Muy sabias las palabras: después de la lluvia, viene la calma.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Fons et. origo 14

Días de influenza




No me ha quedado de otra más que recostarme en la cama de un sueño ligero. He enfermado tres o cuatro veces al año. Esto me hace pensar que mi cuerpo está débil o que algo anda mal con mis defensas. Me he alimentado bien. He dormido de más. ¿Qué andará mal? Pregunta ingenua. Me viene una sensación a desfallecer, no por culpa de mi cuerpo. Siento a mi alma contrita, llorando. Vivir en la inercia es el peor pecado. Y así, he estado deambulando un tiempo.

He querido renunciar muchas veces a un trabajo que no deseo (he llegado casi a odiarlo por fastidio). He querido darme un tiempo para pensar en mis verdaderos sueños. He querido vestir mi cuerpo con una armadura nueva. He querido ver el amanecer con una sonrisa en la cara y otras lágrimas a mi costado. He querido tan sólo las pequeñas cosas. He querido tomar el agua de sorbo. He querido no tener miedo. He querido buscar al Dios que guardaba en la repisa de un sofá y que ahora me llama tiernamente. He querido que Dios fuera un amigo, para decirle las cosas que temo y aquellas por las cuales tengo mis pies doblegados. He querido decirle que tengo un alma al otro lado, y hoy me despertó con esta melodía:

tengo en la memoria un paisaje perfecto, lleno de montañas, un cielo azul, arboles enormes (algunos de algodón), nubes de colores con estrellas estampadas, melodías de risas y llanto en el viento, un aeropuerto, una librería, recién construidas (por todos los avionazos producto de mi distracción y otros cuentos de ficción)…Una voz de ángel que ilumina mis sentidos, y una mirada que cautiva hasta al ser más alejado del alma.

He querido decirle que anhelo paz. Pero lo que tengo, renuncio a causa de un dolor que no soporto. Mis demonios me siguen. Es tiempo de decirles basta. He querido tan sólo despertarme en almohadas de seda. Despedirme de una vida que arrastra mis infiernos. He querido renovarme, he querido detenerme a llorar por última vez. He querido renunciar a todo. Hasta el confín de mis arrugas…

viernes, 4 de diciembre de 2009

Sentencia preliminar

Puede ser este día, bifurcando en la tinta de un cielo tan azul, que decida enterrarme, siete siglos y siete combates.


Puede ser que me deje morir y las olas mañana, me despierten siendo un hombre.

Hyndra.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Fons et. origo 13




Me ha envejecido el sol. Has tocado mi espalda y he vuelto por el mismo rumbo: una pequeña escuadrilla de mármol. Llévame a la tierra. Llévame al corazón más íntimo del sol donde pueda calentar mis manos. Mi amante lejos, mi hogar perdido, mi sueño truncado. Mírame y dime si ves los ojos de una niña que apenas corría entusiasmada por perseguir una escalera. Mira si el sueño de princesas ha quedado exclusivo a la burguesita aquella de caireles y piel bronceada. Dime qué clase de ensueño, qué encabronamiento toca el suelo y enajena con bruces mi espalda contra tu cuerpo. Dime qué clase de juego es que estemos trabajando y no hagamos nada más que mirar el tiempo. La verdad  que todo es polvo. Dime qué es la realidad sino el sueño mismo de toparnos con la misma piedra y vestirnos de reflejos.


Me ha rejuvenecido el tiempo. Deseaba que me amaras. Deseaba todo menos sexo. Que nos viéramos un momento y sonriéramos a través de los espejos que dicen conocernos. Has salvado un día de tanto sufrimiento. “Ven y busquemos oro”. “Ven y busquemos una monedita” “Mi hijo es todo”. Se me olvidó decirte que busco la inocencia en lo más recóndito. Cuando pienso en incorporarme ya estoy vertiendo un vuelo. Cualquiera pues, desde un ínfimo hilo que conectará nuestras vidas. Ya verás. Bienvenida a mis ojos.

jueves, 26 de noviembre de 2009

fons et. origo 12




Sueños de niña

¿Quisiera saber si alguien ha vuelto de la oficina sintiendo claustrofobia? Y si, el café, en cualquiera de sus tamaños, ha provocado ataques de sueño, hasta el punto de ver a la gente transformarse en  diminutísimos caracoles?





Cuando tenía 10 años ya había planeado mi vida. Me propuse un viaje astral en el asiento 10A de mi propio avión. Trabajaría para la CIA o cualquier agencia secreta parecida al Mossad. Del mismo modo, imaginaba el día de mi boda. Me casaría con vestido rojo ¿Por qué no? Si en Asia solían casarse de rojo; es un color más bonito y llamativo. Mi novio hubiera sido un príncipe extraño (nótese las facciones metrosexuales: alto, delgado, artista, deportista, intelectual, sexy, bailarín). Después tendría un labrador negro con ojos azules y una moto deportiva que corriera a mil kilómetros por hora. Lo extraño de todo esto es que las cosas parecían alcanzables de cualquier modo (nótese que llevaba al mismo tiempo el perro, la moto y el novio a mis viajes de negocios).

Lo cierto es que conocí al príncipe extraño, pero nunca me casé con él (ese fue mi primer intento de amor). Después tuve una motoneta que no corre más que a 30 kilómetros por hora (y ahora está descompuesta). Trabajo para HP (ojalá fuera una agencia secreta, pero creo que la marca es más comercial que otra cosa). Lo único que me falta es el labrador negro de ojos azules. ¿Quién me lo regala? Por cierto que todavía deseo una boda con vestido rojo. Aunque no me casara, sería mi sueño guajiro. La novia viste de rojo (excelente cliché).

A lo que voy con todo esto, es que el café hace sentir claustrofobia, hasta el punto de regresar con nostalgia a los sueños más primitivos; de ahí se parte todo. Por ejemplo, he descubierto que sigo queriendo salvar al mundo, pero no lo haré (por supuesto), a través de una agencia de mafias. Quizás dentro de poco diga: las cosas son más fáciles de lo que uno piensa. No se requiere ir a Marte para salvar la humanidad (Ni es necesario, ni es humanamente posible). No es posible tener un novio de esas características que no sea gay (por experiencia lo digo), como tampoco es posible portar un vestido rojo en una boda religiosa. Por eso es que no tengo novio, ni deseo casarme. Después resultó más fácil encontrar mujeres sexy's,  intelectuales, bellas y deportistas. Me falta una fiesta de vestidos rojos y listo. He realizado mi sueño.

martes, 24 de noviembre de 2009

Fons et. origo 11

Retrocesos

Soñé contigo. Ya tiene un año que te mandé a volar (estas fechas me recuerdan el aniversario). Me levanté empapada en sudor y lágrimas. No te he olvidado (eso nunca).  Aunque tampoco nunca te dejaré de amar. Aprenderé una forma sublime para desprender las lágrimas; las heridas que sangran a ratos y sienten el peso inncesario. Perdonaré mi cobardía; no sé qué clase de artimaña corta la comunicación de tajo: "dicen que la distancia y el olvido". En mis sueños te siento cerca y el olvido duele más. No eres la clase de persona que uno suele recordar a ratos. Fuiste un episodio lento y aquí sigo alimentando a nuestras hijas. Quisiera que cesaran mis gritos interiores. Tengo muchas imágenes plegadas…Te extraño a morir.

Lo siento mucho. Siento todo el peso. Todo el cuerpo. Me pesa un kilogramo de plumas (todas las del océano), todas las olas que nadamos en los coralillos de peces dorados. Aún, me hace falta tu voz para llorar las pérdidas. Hay días que te escucho detrás de mis paredes y siento tus latidos conversando. Te veo caminando en la arena (eras una niña con tu sonrisa etérea). Extraño los consejos de tu padre; la espontaneidad de tu hermana; la vanidad de tu madre. Perdí un hogar y no recuerdo cómo traerlo de vuelta. Tengo fragmentos de vida y un telegrama que dice: "No me olvides".




jueves, 12 de noviembre de 2009

Fons et. origo 10


Fuera de lugar

Tengo una sensibilidad de Marte. Mi nombre es: Hyndra, Houston Miller, Ananuk. Tengo tres ranas sin color. Todo el tinte se lo llevó su madre (osea yo). Las nubes que veo son todo menos grises. El unicornio de mi hermana Molusco es morado con cuerno blanco. Un día lo vimos bajar de las estrellas. Lo esperamos desde las 10am acostadas en el pasto. Lentamente se formaron las conflagraciones. Los duendes del Enano también son pequeñitos y chistosones. La tierra que nos fue heredada: “Far far away”.

Vivimos en carne propia el deshielo de Groenlandia. Peregrinamos a Far Far Away, y ese discurso elocuente... Molusco quería su Príncipe Azul, Ananuk quería salvar a África. El Enano soñaba con volar o ser hermoso cisne. Nunca aterricé (por fortuna me acompañan otros 2 tesoros). Ahora no tengo ojos para nadie más. Tengo miedo que alguien me vea con “sospechosismo”. ¿Qué estará haciendo? Vaho. Me enamoré de Papa. La distancia entre el amor terrenal y eterno se dispersa. No es la primera vez que amo. Pero las primeras dos veces fueron eternas. Aquí me desgarro por el cuerpo. Me vuelvo tan desdichada cuando tengo, soy, estoy. ¿Quién oye un sonido de sirena semejante…?

Lo siento, estoy llorando. Papa, recuerda que me conociste queriendo salvar al mundo. Y ahora, sólo suplico por sobrevivir un día con tantos seres terrenales. Sólo un día para despechar mi trabajo, hacer las cosas pendientes, realizar mis compras, poner atención, charlar del tráfico, preguntar por las cosas esenciales. El aseo, la comida. Todo eso. Pero no puedo, por Dios que no puedo. No me siento de ninguna parte. Ahora menos. Siento que mis sueños se dispersan…se van. No tengo nada qué hacer aquí. Soñaba con ser poeta (y ya ni eso). No puedo poetizar porque la distancia surreal será mayor. Me ahogo.


- Demente lloro.  Hyndra

Mitología Griega

Me voy a poner a llorar en plena oficina. Me gustan los nombres Artemisa, Apolo, Baco, Afrodita. Algún día publicaré tu libro. Nos parecemos. El reino perdido es un unicornio de color dorado, de color morado (todo menos gris).


Vaya, qué manera de expresarle a Artemisa cuánto la quiso:

Tú en ese espacio te subiste al trono, limpiaste las huellas pasadas y no has permitido que nadie pueda entrar. Algunos tocan la puerta, pero no puedo abrir porque yo no tengo la llave, yo ni siquiera alcanzo el cerrojo. Y entonces lo mantienes intacto, como tu territorio virgen, como una ninfa, como una sultana, como la Diosa Coronada de Florentino Ariza en tiempos de cólera.

No hay otra forma de colocar piedras en el río:

Cada día duele menos, y eso…también duele. Donde no hay esperanza, no hay ilusión, donde no hay ilusión no hay dolor. Eso no es lo que yo quería.

(Voy por más café, me es imposible contener los nervios).

jueves, 5 de noviembre de 2009

Fons et origo 9




Houston Miller (antes Jekyll y Hyde)

No sé cómo se me ocurrió llamarle a mi inner voice “Houston Miller”. Una vez escuché a una amiga llamarle a otra amiga Houston y me pareció un descubrimiento asombroso. Lo de Miller es porque se escucha bonito y porque la verdad, tener un dicurso bipolar resulta aburrido.

Estaba pensando en esto, cuando me encontré a mi misma en un discurso interior:

¿Por qué lloras Houston?

-No sé, por los años, Porque el cuerpo pesa. Porque el cuerpo es sinónimo de contradicción

¿Contradicción de qué Houston?

-Contradicción de todo lo espiritual. Uno ama acérrimo con el cuerpo; libre con el alma. Parece que uno tiende a la tierra, el otro a lo perfecto. Por eso lloro. Por esas batallas que resultan eternas.

-¿Dónde estás parada Houston?

En el centro de la tierra, pero es como un hide and seek.

Se me acaba de ocurrir una excelente idea. El tema de la semana para Café Soluble será: “El niño que llevamos dentro”. Tal vez me acuerde cuando no existían batallas. Jugar a las escondidillas, policías y ladrones; todo eso era un juego de niños. El origen (todo eso era origen)...

Y ahora que de verdad somos cuerpo ¿Qué se le va hacer Houston? Veamos cómo progresamos la próxima semana.    Dejad que los niños vengan  a mi...

lunes, 2 de noviembre de 2009

fons et. origo 8





No me importa de qué color te hayas pintado el pelo. Con tal de que lo tuviera cerca y pudiera olerlo. Estoy tomando té negro y me sabe a nube invisible ¿Ves? Es lo mismo. Me acuerdo de ti por tu sonrisa. Ya he robado mi tesoro: un jardín blanco con la noche encendida y la pequeña ventana de tus ojos. Escucho canciones desordenadas y con todas ellas haría el amor. La que fuera: Dave Graham, Bertie Blackman, P.O.S. In the land of the gravity we are falling. Me parece que hoy bajas del mar y yo en ascenso subo a tu belleza: eres tú, con tu pelo negro azulado. Yo cumplo con cada cita y te mando un beso acalorado.

Mira, he encontrado un texto de Pellicer. Con este me acuerdo de nuestra plenitud
(no estoy segura si es un regreso al origen, o por fin encontré la eternidad):

El grillo conectado
Con quién sabe qué aparato ficticioso
Rebaja el precio del aire plateado
Con su aumento metálico, pequeño y armonioso.
¡Como estas noches hemos visto tantas!
¿Recuerda usted? Y la sombra que canta
Disminuye en estrellas melodías.
Este es aquél silencio
Que cerró los oídos la suprema
Delicia musical y fue perfecto.
¿Recuerda usted? Los lagos en la noche…

Te extraño con Práctica de Vuelo, Horas de Junio (aunque octubre, el azul se ve disuelto).

domingo, 1 de noviembre de 2009

Fons et. origo 7

A,     J.A.M.B

He viajado al corazón mismo de la gracia. La noche anterior celebré Halloween con un amigo. Nada y nadie nos separa. Lo llevo de la mano por la belleza que resulta elegir nuestro goce de forma independiente. Hemos aprendido a vivir sabiéndonos amados. Visto así, confiamos en el tesoro mismo de una conversación, por la confianza que resulta de los años. Más que eso, han sido los colores que nos caracterizan. Estamos en la sintonía de la risa, del murmullo. Somos observadores innatos. Tenemos un rincón donde nos sentamos para observar al mundo. El efecto de la expansión es claramente visible. Nos vemos a partir del lente de los otros. Nos caracteriza la simpleza. No tenemos mucho que decir. Pero escuchamos…la canción, el baile, la bebida, las parejas. Todo resulta placentero.

jueves, 29 de octubre de 2009

El taxista


A posteriori....





The making of, ...  Mexico City.





Y así, como en súbito nos hemos despertado de la muerte

Así, en súbito hemos combatido otra muerte.

Desde el capullo de una germina molécula

- vuelan mariposas O escafandras –

al verso de un rosal en llamas

(Ave de cien vuelos)

hasta el ladrillo de una ciudad obscura

y el alarido de una señora violentada,

semilla sin rociar, niña con voz de anciana.



Pienso en la breve inanición y punto.



Mis ojos traspasan seductores de otras voces

para actuar, vivir, soñar. Mis ojos son el gemido

de un lenguaje que respira estériles alcantarillas.

Mis ojos son el faro público para incendiar las voces callas

hambrientas pupilas de un hogar

u otras moscas que merodean sin cesar.

Tu voz en carne fría quemó mis ojos con un color amarillo pálido.

Tu voz es trastornada por un cielo

cumbre de un sueño con el peso del tiempo.

Por tantas calorías compuestas por los ingredientes del alma,

no logro sentir mi carne,

la breve pesadumbre que ha de caer de un pozo,

hasta chocar contra un muro

cayendo, de abajo arriba, por los lados.



Como el día ha terminado de verse

y tu voz existe ¡Por mi madre existe!

en la mentira interior que ha devuelto la mentira exterior

al tiempo que yo vivía del refinamiento y el recato.

He querido ser yo quien fundiera una segunda piel

después de un secuestro en la calle 12.

He querido una y otra vez escuchar el deleite de mis ojos,

los harapos de la nada tocados por la luz,

empañados en blanco entre las huelgas sin sentido.

He tenido que actuar, vivir soñar.

Mis ojos acidados por un mimo en la calle,

comportan la gentilidad, la lágrima humilde, –sin rencor-,

siguiendo una y otra vez el concreto. Así muchas veces.

He repetido las voces de los otros, por el flujo y reflujo

de un mar vasto. Después de la gente está mi voz,

y ni siquiera esto me sorprende.



Y así, en la escala del 1 al 10 he pensado,

he olvidado de mí las partidas del mundo

y el cero es la indiferencia de mis emociones.

He tenido que actuar, vivir, soñar;

y en la estatua de cualquier monumento,

en la calle de todo héroe,

en la banqueta de un grafitero que tiene más por soñar,

me aproximo a la sentencia de mi muerte:

he tenido que quitarme los ojos,

así de tajo , con aguardiente.

No quiero participar de la seducción de una mujer

que mete en sus bolsillos la prostitución de un hogar,

para que después, lo espere un hijo que crecerá siendo hombre .

Me he quedado pasmado con el recuerdo de la tarde

en azul acuático; para difuminar lo que es real.

Y en los rincones de sueño recogidos,

consigo escribir por fin combatiendo otra muerte.



Tristemente, en la ceniza invisible freno mis pies.

(A obscuras, inerte).

Caigo levemente junto al sonido que aproxima la noche.

Caigo levemente junto a la inútil niebla que respira

sus sabores de azúcar detrás de una iglesia inaudita.

Caigo levemente como si planeara mi muerte.

En la aspiración blanda e infernal de mi alma,

apenas ha volado la mariposa

y mis ojos son como escafandras.

Se abren sigilosamente una última vez a esta ciudad perdida.

Regreso chicharrando a golpe sordo

mientras los dones de un pasajero me conmueven,

no sin después descubrir que todo es teatro,

la vida es teatro.

Miro hacia ti, miro hacia mí.

El intervalo de la hora onerosa.

El taxímetro agotado. He vivido la vida entera.

miércoles, 28 de octubre de 2009

fons et. origo 6



Reconozco, no sé si con nostalgia, la luz inmensa de la vida espiritual. He recorrido con mis dedos la luminosidad de las estrellas. Tuve la fortuna de ver el cielo abierto el fin de semana y sucedió un milagro. Lástima que no poseo una fotografía. Eso sí, me ha gustado la traducción de aquel lenguaje somnífero ¿Should we be dreaming?


Estoy libre y siento que no pudiese gozar más que el vital humanismo,
el privilegio físico y el instinto orgánico.
He querido estar a tu lado y me has enseñado la primera estela.
Amo tus ojos desde ayer,
tu sonrisa pintada con lentejuelas en la arena.
Te robo un sueño de anónimo dormir.
Niño, sombra, Lágrima caliente.
Me orla un faro público; un caminar pausado
y una paz entre la orilla de mi voz y el susurro de una estrella.

Molusquito forever.

jueves, 15 de octubre de 2009

fons et.origo 5

Desde mis ojos –todavía- elocuentes veo una luz que se adormece. Tengo la sensación de haber permanecido así por varios siglos. Vivo persiguiendo una gota de iluminación perfecta; esa misma lluvia cae junto a los sueños. Nada, ni siquiera la lluvia es desgarrable desde su propio dolor. Los recuerdos son imágenes de otras imágenes plegadas.
1.-
Oh vida, he dibujado junto aquel bosque un lagrimar.
He trazado con mis ojos empañados el exilio posible
y un caminar, amo todo lo que súbitamente me abate.
2
Oigo- oyes- pasos.
restros petrificados que levantan la cochambre desde mi cocina.
Migraña. (ta.ra.ra.ro.ra) pam pam
Algo anda mal en mi cerebro cuando escucho pasos.
Hay días con menos flores…
días africanos y otras tedios (coloreando, danzando).
3
Odio los retratos porque disfrazan el futuro de sabernos conocidos.
Amo la fotografía por su espontaneidad.
La primera es imagen plegada; la segunda es el juicio de la vida.
4
Hoy me vi soñando triste.

lunes, 12 de octubre de 2009

fons et.origo 4

Este es un sueño filtrado por mi distracción: resisto la cera caliente de una veladora morada. Me siento en mi cama y veo el reflejo del televisor. Añoro esa ventana que posa fija y no parece alterarse. Quiero dedicarte un poema apropiado, pero todo empezará con “nube” y terminará con “amor”. Hojeo un libro para encontrar una palabra nueva:”la pintura vieja del antepecho blanqueante”. Parece intelectual monotonearme. Este cuarto es una piedra y en algún lado la piedra fue un cuarto con cinco ventanas. Por ahí pasó un caminante que solía escribir poemas.

Fons et.origo 3

Para que descendamos a nuestras palabras, es necesario pensar en colores que se contradigan: la lluvia convalece cuando al fuego arden mis labios; a los tejados se les oye tirar cientos de piedras ¿o serán estelas de agua cayendo lentamente con los años? El cielo es un azul de primavera, pero luce obscuro por un chubasco que inundaron mis manos. He hecho como decía mi madre: “llora sólo cuando yo me muera”. Quizás mis ojos vieron distraídos y pensaron librarse de su peso involuntario. Dejo que la noche sienta hoy por mí, con todo y sus pies largos de memorias y sueños contraídos. Pienso en fundir mi cuerpo con la lluvia y ser esa gota que rocía la tierra. Mañana, pasará la conciencia de una tiernísima nostalgia…

viernes, 9 de octubre de 2009

Fons et. origo 2

Anochezco con luciérnagas. Tengo ojos al frente de toda planicie. Tengo angustia de querer más, soñar más. Hasta que avanzo lentamente y luego retrocedo. Veo un sendero ebrio de montes, pinos, pastos. Sin importar el amén de la borrachera y la culpa de convalecer en este pozo. He recorrido montañas sabiéndome amada. No soy nadie sin incidentes divinos, éstos que me procuran un socorro, una lágrima alegre. Una sonrisa pasa desapercibida y nadie dio cuenta de mi locura. Pero en mi memoria, a veintitrés años de observar el accidente que dio fin a mi inocencia, puedo columpiarme en un parque, agarrar mis patines y bajar una pendiente. Nunca me caí. Hubiera sido hasta casual encontrarme con la inercia y besar sus polvos mágicos.

jueves, 8 de octubre de 2009

fons et.origo 1

Mi vida oculta al tanto de un relente. Me pesan los sueños como quien busca pretoriamente las emociones en el cerebro. Veo los artistas visibles detrás de un bambú de inciensos. ¿Debo dejar la vida cuando sufro más? Al borde de un tedio (que pudiera ser cualquier cosa por su brillo); desde un espejo, un chip, el tin-tin del celular. Aterrizo mis sueños. Voy escuchando el teclado al estancarse el sol duramente contra la noche y me embreñe la angustia de no querer más perseguir el peso. Tengo una sombra relativa. Lo quise todo, apasionada luna que me dio su invierno. Tengo cara de niña. Me escribo 5 años menos que mis arrugas. La vida tan lejos…insisto en nada. Todo me conmueve. Al viento desconocido le sonrío.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Cielo Deshabitante


Gossypium arboreum.

Árbol de algodón situado en la entrada de visitantes a Colonia, Uruguay.
Una visita recomendada a los turistas que gozan de los pueblos pintorescos.

martes, 15 de septiembre de 2009

Buenos Aires

Recorriendo el cementerio de Recoleta en Buenos Aires, me encontré con dos bellísimos textos sobre Borges. El primero, un poema dedicado a Elvira de Alvear; el segundo, un homenaje a su bisabuelo, en el bicententario de su nacimiento. A continuación, la fotografía encripta:


Todas las cosas tuvo y lentamente todas la abandonaron. La hemos visto armada de belleza. La mañana y el claro día le mostraron, desde su cumbre, los hermosos reinos de la tierra. La tarde fue borrándolos. El favor de los astros y la infinita y ubicua de causas le había dado la fortuna que anula las distancias. Como el tapiz del árabe confunde deseo y posesión, y el don de verso que transforma las penas verdaderas, en una música, un rumor y un símbolo, y el fervor, y en la sangre la batalla de Ituzaingó y el peso de laureles,y el goce de perderse en el errante río del tiempo (río y laberinto). Y en los lentos colores de las tardes. Todas las cosas la dejaron, menos una. La generosa cortesía la acompañó hasta el fin de su jornada, mallá del delirio y del eclipse, de un modo casi angélico. De Elvira lo primero que vi, hace tantos años, fue la sonrisa y es también lo último.

Jorge Luis Borges




.- Dilató su valor sobre los Andes.
Contrastó montañas y ejércitos.
La audacia fue costumbre de su espada.
Impuso en la llanura de Junín
término venturoso a la batalla
y a las lanzas del Perú dio sangre española.
Escribió su censo de hazañas
en prosa rígida como clarines belísonos.
Eligió el honroso destierro.
Ahora es un poco de ceniza y de gloria.

Homenaje de la Municipalidad del Coronel Suárez, en el centenario de su nacimiento, de su bisnieto Jorge Luis Borges

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Mi oficina de los Doradores

Cual Pessoa, escribiendo detrás de un escritorio y llorando de anhelos:
Situada en la calle Hong Kong, en el barrio de Belgrano, a unos pocos metros del hangar chino, frente a la estación de comisarios, junto a una tienda deportiva (línea Massi, River y Boca) y otra fachada de familia aristocrática; se ubica el complejo HP.

Afuera, los perros pasean 8:30am. Van en grupos de 20 o 25, conducidos por un achichincle encargado de orearlos. A las 9 en punto se empieza a trabajar. El tedio es enorme. Te recibe una triste señorita: Buen Día, el que sigue: Buen Día. Se va por un café descafeinado, espresso, dulce, largo. No existe el americano y sin azúcar.

Llega la hora de comer: 3 en punto. El tedio aumenta después de una conversación abierta con signos de interrogación. No hay más: hombría por un lado, y mujeres por otro. “Vos te diría una cosa, si no fuera porque está aquí Arianna”. Pues qué carajos, ni me importa. Como ven, salgo sobrando…(dejemos la discusión del machismo para otro día).

Me duelen los dientes. Quemé mis labios con un pastel de bife. Esta narrativa no funciona cuando quiero bifurcar (así, con doble negación):
“Me haces falta aunque tengo atestado el corazón” Esta vez, por puro tedio y porque he querido llorar intensamente (imaginé que en plena junta tiraría la toalla). Extraño la melancolía del roble (el salón de juntas se llama Roble, irónico, se llama R-O-B-L-E). “Basta decir, que ocupas cada sitio que respiro”. La computadora huele a hierbas, vegetación, pronto a agua, ríos cableados, playa, mar, desierto, nube, letra h-silencio.

Aquí no hay vahos; baches de tiempo. El supply chain tiene la siguiente lógica; el costo de la libertad se paga bajo un precio: el tedio. Mi lágrima recorre cada uno de los relojes de arena. 3:35 apenas. A las 6 salgo y tropiezo con la piedra: Piedra, te amo. Me he enamorado del epicurio solitario. Río de cables, te amo.

Sobreguez (sobriedad y vejez). Agua, me haces falta. ¿Leíste alguna vez la lluvia? Esa carta que mandé en forma de metáfora: inundaciones en sequías. Si la nostalgia tuviera forma de humo. Veo un teclado y unos cuantos ingenieros. Como diría Ruso:“Así funciona el mundo; así las cosas” en HP, Bs. As.

martes, 8 de septiembre de 2009

Plaza Cortázar, Buenos Aires


Sólo estando aquí; en el "culo del mundo", como dirían allá, vos comprendés por qué existió un excéntrico Cortázar, un auténcito Borges. Pensarás que es Europa, pero no...el argentino se mezcla entre cultura y gente; pampa y roble; arte y algo más. El viejo Continente se perdió en la Patagonia; y dejó...como si lo llevara el viento, una Boca de consuelo y un folklor. La diferencia es que aquí, la grilla es una cuestión de estilo.

viernes, 28 de agosto de 2009

Rainer Maria Rilke

Vivir en los brazos sólo puede hacerlo quien es capaz de morir en ellos; cada uno elige su permanencia según el gusto (deja que lo exprese con esta frívola sensualidad) de su muerte. Lo que empuja aquellos hombres a su marcha errante, a la estepa, al desierto...es la sensación de que su muerte no le complace la casa en que vivían; de que no tiene sitio en ella.
Una amiga sueca, que vivió sola un invierno al borde del desierto me escribió:
"...paisajes de una grandeza tal, que uno hallaría en ellos espacio suficiente después de la muerte. Al menos por algún tiempo..."
Rilke, El Testamento

viernes, 7 de agosto de 2009

Mundo Exterior, 2009


Arianna Bañuelos Zetina



318
De mi abstención de colaborar en la existencia del mundo exterior resulta, entre otras cosas, un fenómeno psíquico curioso.
Al abstenerme interiormente de la acción desinteresándome de las cosas, consigo ver al mundo exterior, cuando reparo en él, con una objetividad perfecta. Cuando nada interesa o conduce a tener razón para alterarlo, no lo alterno.
Y así consigo (…)
319
Todo esfuerzo es un crimen porque todo gesto es un sueño interno.


Pessoa








jueves, 30 de julio de 2009

Caprice No. 24


Inédito (Paganini)

Navegando un río presuroso,
gigante de cualquier árbol, color amarillo nube espino,
resurrector de versos.

Enano de un murciélago transportador de selvas,
a unas cuantas gotas del lagrimar frondoso;
canto ligero de trino verde azuloso con fuego hincho.

El lujo de la pobreza que sirve al mundo
y un alquitrán huésped de corazón regresa al mismo oído trinitante.
La orquesta de una fiesta;
flautín en la tarde sin crimen, insolente, quizás naciendo;
sendero de un campo vacío con azucenas en medio;
el oído cósmico, luz pálida a soñar.
Un quetzal firme dice los vocablos perdidos de todos los hombres:

-Humanidad-

La vida nunca fue más justa;
tu beso huele a mi perfume nostálgico
guardado detrás de un cajón de etcéteras.
Regreso a la espiral de un cielo vasto,
pequeño pupitre con forma de ventana
con toda el agua de un caudal de aurora a callar.

-Se le llama humanidad al mar-

De todo el tiempo que paso escribiendo,
me convenzo que la hora exacta huele a ti;
de ahí se parte a nombrar las cosas;
la tristeza juega con sus colores de alfombra
y hay algo de viento huracanado que trae colores en la guerra,
la flor de otoño se aligera.

- “Sueño que vuelo” y es lo mismo escribir el aire que sentirlo.

-Se le llama esperanza-

La sobra musical, es lo mismo seda que cartón…
da lo mismo tirar una piedra que bañarnos al costado de una sombra.
Escribir, esa ausencia es intocable.

Lo que nunca veremos se nos da por garantía:
tu amor es inagotable, es un castillo de aire,
un vuelo de mañana o un grupo de sonrisas inconscientes.
El sol arquea y el poema gana espacios siempre que buscamos partir,
sin detenernos.

- Se le llama amor-
Arianna Bañuelos Zetina

lunes, 20 de julio de 2009

Top fotos San Juan























































"Mis ojos bajo la lupa de Dios, 2009"
Arianna Bañuelos Zetina. All rights reserved.

jueves, 16 de julio de 2009

No lloro más

Amor, mi corazón en Bogotá, Colombia:
IAGC
............................................................

Desde que nublas mi vista con perfumes de amapola, desde lo más hondo de mi, que es la huída de mi voz y un ejército de soledades;

No lloro más

Caminando, ahogando tu imagen y mi boca gritando los silencios cuando despierto solitaria en sombras, hasta morir conmigo, o quizás de todo;

Titubeando, venciendo el fuego que grita llorando entre mis labios dormidos, de una parte que siente las horas muertas, las manos frías, la otra orilla que es borrasca en espacio entrante;

No lloro más

Desde que vacilo por un anhelo, una quimera, y luego a veces, voy rastreando mi pupilas con tus huellas, un suelo sórdido como lluvia sin trueno, un desierto ansioso a sus arrugas, mar de lenta erosión;

Tocando imágenes opuestas: el aire duele, el cuerpo tiránico no cede, inmóvil busca un destierro entre viñedos, una gota de sangre que escape al mundo, para perderme de ellos y encontrarme contigo;

Alcanzando el mar de tu piel y enredando cada ola para regresar a la espuma de tu sexo, hasta prolongar un orgasmo que olvide el tiempo, el acto disipado, el oído del mundo;

No lloro más

Haces que desde aquí, la impasible alma contenga mi cuerpo, que combate contra deseos mundanos, tocando y viendo lo invisible. Más profundo, te nombro. Te toco y sueño lo imposible;

Desde que los árboles crecen sobre nubes, tu sol calienta, frío, mojado, con el mismo pincel inscribe todas las estaciones y traza bellos arcos como juncos, piedras de oro y un vasto cielo desploma el suelo de mis pies;

No lloro más

Antes, cierro los ojos despavoridos de tanto sentir la escritura de nervios. Me paseo un instante, perturbando elegías, oliendo perfumes de extraños y el momento mismo de unos labios llega como deseo de Dios, cometa fugaz a la hora 12 avanzado el día;

Tejiendo un cielo con nido de araña, con selva incierta, que me ciega del mundo y me acerca de nuevo. Aquí, dijiste polvo y tu entonada risa lanzó una flecha, noche tras noche;

Vertiendo una seña y esparciendo el aire, los trozos del alma fijan miradas que atraviesan unas tras otras edificios de hierro, en el corazón mismo que me asfixia de un peldaño, un suspiro, y casi me convence de estremecerme de nuevo;

No lloro más


Arianna Bañuelos Zetina

miércoles, 15 de julio de 2009

Abstencionismo

Yo no voté. Y no por hueva, sino porque no tuve argumentos suficientes para votar; ni siquiera me convencí de que anular mi voto fuera una manera de "participación política". Mi acto no es por falta de claridad, sino por exceso de politiquería. Se vale decir "no sé": ni a favor de esta improvisada democracia, ni en contra de los sectarismos. No sé qué significa ( ser) ciudadano mexicano en la actualidad frente a un sistema político que lo último que desea es la unidad nacional.No me convence ninguna propuesta es distinto a, "no me convence la forma de hacer valer la democracia". Estoy en contra de un sistema que permite más, velar por los intereses partidistas, que los nacionales.
Si mi acto se confundió con irresponsabilidad y/o apatía, una disculpa.

martes, 14 de julio de 2009

Aterrizando en Panamá...

13 Julio. Un rascacielos de oro

6.48 pm. No ha grillos. La vista es casi siempre igual: nubes de oro; se levantan detrás de una ventana aérea con forma de algodón. La turbina tintineante y un sonido vacilante a contratiempo: Sigur Ros: Glósóli (la representación de la inocencia en virtud de lo real; niños con alas, sueños con sonidos de violines). Una conformación inflexible con la vista: vaho, sombras, nostalgia, contrasta a otra sensación visible: amor (voy permaneciendo en eso que sentí. Te dije: aquí). Libertad, llamarada de mi corazón; urgencia: agazaparse de lo aéreo, invisible, cúmulo proporcional a un aire lánguido, etéreo, inalcanzable. Otras palabras parecidas al amor: agua, tierra, fuego (a veces el alma se confunde con la eternidad: si la permanencia, si la presencia del silencio…

Estamos en territorio de lo humano: todo lo invisible es equivalente a la sensación más próxima: me pareció ver un paisaje iluminado por el mismo Dios cuando el amor de mi vena traslapaba el aire; un vuelo por los aires aterrizaba súbitamente; desde una maleza en verde olivo se vislumbraban unos tejados pintorescos: hormigueros latinos, pendientes caloríficos a medio vivir (supervivencia, si no fuera acuífera, olería a polvo). Descarado contraste en proporción inversa; el alma atañe al cuerpo aunque lo lanza despiadado: los suburbios van formando un gran canal; el cuadro solar encierra el agua y lo limita: "presa", "contenedor impávido": el anhelo enseñoreando libertad; magnificencia claro, majestuosa obra fabricada sobre el reflejo solar incólume de antaños ojos serenísimos; testigos vivientes a la mano visible. Estas ciudades que desde el suelo crecen; raíces de árbol; escaleras al cielo.

¿Qué es el hombre después de todo? Desde arriba nada; desde abajo, gigantes de hierro.

Palabras Diversas

Nº 18 15 de Julio de 2009

La literatura, refugio de muchas soledades


Tendría que dar un salto tremendo en el tiempo para poder recordar en qué momento empecé a interesarme por leer “libros de verdad”, de esos que te atrapan como si tuvieran manos y te llaman en susurros de voz cuando los dejas por un tiempo. Muchos lectores buscan en la lectura una soledad y un aislamiento compartido, ¿con quién..?, pues con personajes fascinantes que -según la maestría del escritor- son capaces de llegar a enredar nuestra propia vida. Nadie puede entrar dentro de ese círculo mágico que se forma entre el personaje y el lector , por más que uno quiera transmitir a los demás la sensación que te embarga es materialmente imposible. Otros tantos amigos de los libros viajan por los lugares más recónditos del planeta sin moverse de su propia casa, muchos más corren aventuras, o se enamoran, o descubren enigmas: todas esas experiencias son únicas e intransferibles. La buena literatura te hace enfadarte, reír, sufrir, llorar… Hace tiempo leer era privilegio de unos pocos, hoy día cualquier ciudadano que lo desee puede leer un libro, pero lo que realmente está abriendo la puerta de las letras al mundo es Internet y revistas serias y comprometidas como esta de Palabras Diversas de la que nos honramos en participar. Sin olvidar nunca el tacto y el olor de un libro… Dolores Bertrand Mira Miembro del Equipo Editor



Participan en este número:


...(Arianna Bañuelos Zetina)....


http://www.palabrasdiversas.com/palabras/nuevos_dentro.asp?nombre=Arianna%20Bañuelos%20Zetina

jueves, 9 de julio de 2009

Letras en Rebeldía


No. 12 PROYECTO ARTE YUCATÁN SIGLO XXI


Edición Dedicada a Raúl Renán;

Alberto Neri
Armando Alanís Pulido
Carlos Castaño Guzmán
Armando Pacheco
Arianna Bañuelos Zetina
Carlos Martín Briceño
Ivi May Dzib
Jorge Lara
José Juan Cervera
Lourdes Cabrera
Melba Alfaro
Miguel A. Guevara
Roberto Azcorra
Reynaldo Carballido
Salvador Lemis
Victor Pavón
Ruth Pérez Aguirre
Eduardo Cancino García
Norma Salazar
Joaquín Guillén Márquez
Sandra Rubio
Alejandro Delgado
Edwin Fernández Sarabia

http://www.letrasenrebeldia.com/letras12/index.html

Letralia




La Revista de los Escritores Hispanoamericanos en Internet

Breve Compilación
Chaconne At Night
Audiciones
K.488
K. 339


http://www.letralia.com/213/letras16.htm
http://www.letralia.com/firmas/banueloszetinaarianna.htm

lunes, 29 de junio de 2009

lunes, 22 de junio de 2009

Cuando tus ojos me ven

· Conjugación de formas: ayer, aquí, mañana.
· Habitación vacía (color azul de los que parten y resuenan en tiempo flotante).
· Música que se va con el sauce, sin quebrarse., parecido al violín y un sonido silencioso.
· La canción del tiempo, el mismo estruendo trepidante que demuele un todo, dicta el aire.
· Un sueño, cuando Dios me dio vida, dijo: infinito seas.
· Un anhelo de inocencia con letrero de: “una vez hilamos puntos de luz, tejimos conciencias y desvanecimos polvos”.
· Eslabón perdido todo lo acerca.
· Una intimidad abierta florece sin retrospectiva (repaso el cuerpo; punta del cielo).
· Una historia de cómo sería el amor aquí en la tierra si el segundo no envejeciera.
· Eternidad sin dudas (hubo ángeles que soñaron tu lugar).
· Fe: no nos hicimos en un día. Fe: por encima de mi cara un lino blanco.
· Nos gusta un libro que jamás leeremos (conmovido hasta las lágrimas).
· Una línea recta que estuvo antes, cuando la lluvia mojaba nuestros pies; después, cuando abrimos puertas.
· Nostalgia, regresión de mar y espejo frente a frente (ilusiones de niño).
· Cuando tú corrías yo clamé un poema: seremos ciegos hacia fuera.
· Guarida.
· Nuestras manos juntas en memoria del mundo (guerra y paz).
· Un bosque entre los árboles y cada sombra una silueta encendida: la ida y el regreso un trazo que dibujó el viento en sonido circular: murmullo.
· Un posible ver: la sensación del frío y del calor al mismo tiempo; orden nuevo.
· Una sonrisa con forma de “lágrima redonda”. Es posible…
· Un silencio cuando dijimos todo: las palabras pesan.
· Un silbar de grillos al mismo tiempo que fuimos el sonido de un oído.
· Una historia (ya no importa). Habrá que comenzar.
· Un momento (fin de ellos).
· Otro lugar, la alteridad (levantemos muros).
· Posibilidad (nube, tierra, vista, fuego).
· Un correr de aguas, un río, un manantial.
· La esperanza; un paracaídas cuando lo vimos caer (el sueño del hombre).
· Allá: cuando las almas se juntan.
· Y nosotros (apenas fuimos).
· …

jueves, 18 de junio de 2009

Lágrima Redonda

Sobre la cama figurando espuma; fuego de nube de piel: oídos-mudos.
Como cielo quieto, como lluvia inerte.
Estoy en un sueño con miles de ojos (tu vista aquí). ¿Sientes?
Con un pincel
Si tuviera una imagen con forma de mujer.
Tan sola ella
esta lámpara real con frases cortas: oír-tocar, sentir-cantar.
Tan sólo luz
como velero que recorre, primero el agua entre tus piernas,
luego el mar de mis ojos en medio de una pausa…
Toqué la lluvia
sentí que la noche recorría desnuda entre mis dedos
Oí la noche
un sonido de tu respirar errante
Tu aroma
ebrio catador muy cerca del aroma silenciosa…
Fui. Pero antes, no le creí a mi cuerpo. ¿Sueño?
Con mi sonrisa
Si estas noches fueran una ¿cómo discierno cuando empiezan y terminan las horas?
Lágrima redonda, esta lluvia de agua sin mojar.

martes, 16 de junio de 2009

Se falla el IV Certamen internacional de poesía "El verso digital"

El escritor argentino Hugo Francisco Rivella obtiene el premio de 1.000 euros en metálico por su poemario "La poesía sucediendo"

jun 2009
16 Hoy, día 16 de junio, se han conocidos los finalistas y el poemario ganador del IV Certamen internacional de poesía "El verso digital" que convoca Publicatuslibros.com, dotado con un premio en metálico de 1.000 euros, y que está patrocinado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Hugo Francisco Rivella (Argentina) ha sido el autor cuyo poemario La poesía sucediendo, ha conseguido la mejor puntación emitida por el Jurado integrado por los escritores Teresa Iturriaga y Manuel Carlos Sainz, ganadores de las ediciones 2008 y 2007 respectivamente, el escritor y poeta argentino Luis Benítez y la Catedrática de Literatura, Mercedes Moreno.

Los poemarios y autores finalistas elegidos han sido

Mi nombre ante el espejo Manuel Fernández de la Cueva Villalba (España)

Vacuas Andrés Urzúa de la Sotta (Chile)

Lunática en el ático María del Carmen Guzmán Ortega (España)

Destinos Emiliano de Lucas Matarranz (España)

De algunos días en la ciudad Carlos Torrentera (México)

Un lugar sin estaciones Carlos Luis Ortiz (Ecuador)

La luz caída en el espejo Marcos Joel Garríguez (Argentina)

Αιώνια Arianna Bañuelos Zetina (México)

Se lo llevaron Manuel Senra (España)

En esta cuarta convocatoria se han recibido un total de 393 obras provenientes de 22 países diferentes del Mundo. Los diez poemarios finalistas, incluido el ganador, serán compilados y editados en un libro presentado por Publicatuslibros.com. Además, el/ ganador podrá editar un libro digital con sus obras por cortesía de Publicatuslibros.com.

El fallo se ha dado a conocer hoy en la fiesta que se ha celebrado en el Albergue -Spa Juvenil de Jaén, y que ha contado con la presencia de las poetas jiennenses Ana Toledano y Yolanda Ortiz.

martes, 9 de junio de 2009

glow

For one human being to love another; that is perhaps the most difficult of all our tasks...the work for which all other work is but preparation.

- Rainer María Rilke

lunes, 8 de junio de 2009

SIN MANOS QUE LEVANTAR

Arianna Bañuelos Zetina

(AVES LIBRES)

1

-“Hoy quizás, le demos de comer a las aves”. Dos mujeres se visten y suelen hablar desnudas.

Si quisieran lanzarse a esa obra inmaculada llamada “transversalidad”;
el amor como recuerdo de la rosa límpida;
el momento como asalto en una mesa con café, discretamente susurrando, sin hablarse;
en voz baja, para simular un cuarto estrecho sin ventanas;
en voz alta, para hablar adentro de un capullo, a mitad de un nido con espectro de luciérnaga;
a tientas, para caminar a solas sin oírse, bosque descalzo, silencio arrojado a la espuma de sus labios virginales;
a prisa; como niños esperando a un costado del mar y las olas con suspiro de lluvia…

2

Bastaría un alma, un trazo delicado para dibujar una escalera. ¡Vaya cortesía de ciegos!: el viento lleva cicatrices y de vez en cuando grita:

“Suelten las manos”. El tiempo exige cuerpos con señales de arrancar. Eternos luchadores de sus agresores, violadores y asesinos.

Un beso rendido al océano y una estrella que vele noches junto al cuerpo
(yo me perdí en los rostros de mi infancia cuando aprendí a callar).

“Sueñen otro día”. Más allá de los labios, cenizas danzantes. Tu voz al otro lado es una calma de lluvia impávida, serena, calor de piel en mi fogata.

“Liberen cuerdas”. Esta filtración encadenada no es un juego. Hay piedras que son corazas, hielos en el agua, repetición y espacio faltante de la nada.

Y este desafío muerte a muerte, el capullo de la tranversalidad…

3

Después de haber recorrido el Paraíso de la Muerte sin sombrero;

Ahogado mi cuerpo en agua caliente, renunciando a mis poderes infrahumanos, telón de un anfiteatro con máscaras a mi costado;

Terminado un número de cuenta-copas, cuenta-lágrimas, la voluntad endémica de la impotencia: mi cuerpo inmóvil al final de un sendero;

Callando. La obscuridad en forma de árbol, se desvanecen los miedos cuando te viera así sonriendo. Crece una hoja con forma de piano; un teclado blanco y un sonar pausado;

Volviendo. Esta nostalgia me invade como pirámide egipcia de explicación incógnita. Como polvo pasa y la imaginación intacta, con sed de tiempo;

Atento. Me duele pues este escenario; dormido en la tierra sin oír. Atento a tus ojos resurrectos que contrastan con mi pulmón ahogado, movimiento para fijar un escenario hincado;

Venciendo. Tus cabellos llevan mi figura inexperta, arrastrada como títere de un vuelo sin riendas. Bajo tus alas de ángel espero, en resignada escucha;

Callo. Cuentan las horas.

Empero el día de soñar ha sido…

4

El ruido de esta puerta es un temor de nada.

La ruptura de un espejo es un oasis, verso sacrificado con asombro, sin violencia.

¿Qué es la vida, sino un conjunto de hormigas que nos devoran con fiereza?

Esta sociedad, con sus manos puntiagudas lanza un gemido:
¿Quién oye un rumor de cuerpos insertados en la nada?
¿Quién desviste como un mago, un todo desnudo de horas, cuando hay almas que deambulan solas?

No hay nada.
Todo es un infinito respiro de paz.

El silencio le dijo a Dios: VEN…y Dios le dio a las aves de comer.

5

Basta cerrar los labios y morir de una vez, para no tener que repasar tu rostro cada noche.

Basta el mar, y las olas impasibles para navegar. Sufrir de esa manera la distancia de otra ola; la calma como espacio de otra ansiosa vida, un beso para el día de mañana.

Basta recorrer el frío de mis dientes para recordar el calor de tus labios y la sensación de mi cuerpo entre el espacio de un suspiro y un latido; como golpe al cielo, la fuerza del mar contra una roca.

A veces el día se parece a la noche. No es necesaria la nostalgia de un suspiro, ni mis ojos hundidos con sed de luna o fijación de estrella. Cargo todos los días con la ausencia de tu cuerpo.

Paso las horas, que son nada en cuestión de tiempo, para saberte dormida en el reposo de mis brazos.

Pasan las hojas, que son pisadas en el bosque de un sueño tan profundo.

Pasa la vida, que es un ave de un capullo tan antiguo como el sueño mismo.

Horas de Junio

Junio me dio la voz, la silenciosa música de callar un sentimiento.

Junio se lleva ahora como el viento la esperanza más dulce y espaciosa.

Yo saqué de mi voz la limpia rosa, única rosa eterna del momento.

No la tomó el amor, la llevó el viento y el alma inútilmente fue gozosa.

Al año de morir todos los días los frutos de mi voz dijeron tanto y tan calladamente,

unos días vivieron a la sombra de aquel canto.

(Aquí la voz se quiebra y el espanto de tanta soledad llena los días).

Hoy hace un año, Junio, que nos viste, desconocidos, juntos, un instante.

Llévame a ese momento de diamante que tú en un año has vuelto perla triste.

Álzame hasta la nube que ya existe, líbrame de las nubes, adelante.

Haz que la nube sea el buen instante que hoy cumple un año, Junio, que me diste.

Yo pasaré la noche junto al cielo para escoger la nube, la primera nube que salga del sueño,

del cielo, del mar, del pensamiento, de la hora, de la única hora que me espera.

¡Nube de mis palabras, protectora!

.

.

...Pellicer

miércoles, 27 de mayo de 2009

Historia de la Locura, Foucault


El agua y la navegación tienen por cierto este papel. Encerrado en el navío de donde no se puede escapar, el loco es entregado al río de mil brazos, al mar de mil caminos, a esa gran incertidumbre exterior a todo. Está prisionero en medio de la más libre y abierta de las rutas: está sólidamente encadenado a la encrucijada infinita. Es el Pasajero por excelencia, o sea, el prisionero del viaje. No se sabe en qué tierra desembarcará; tampoco se sabe, cuándo desembarca, de qué tierra viene. Sólo tiene verdad y patria en esa extensión infecunda, entre dos tierras que no pueden pertenecerle. ¿Es en este ritual y en sus valores donde encontramos el origen del prolongado parentesco imaginario, cuya existencia podemos comprobar sin cesar en la cultura occidental? ¿O es, inversamente, ese parentesco, el que, desde el comienzo de los tiempos determina, y luego fija el rito del embarco? Una cosa podemos afirmar, al menos: el agua y la locura están unidas desde hace mucho tiempo en la imaginación del hombre europeo.
.
.
1961

martes, 26 de mayo de 2009

Inocente


Arianna Bañuelos Zetina


No es la noche de tu llanto, ni el muro contra la poesía
una sombra que devenga dicha de verdad.
No es la hoja un mutismo; vaivén extasiado;
silencio de dos cuerpos viajeros al cauce de su encuentro.
- Al fin la palabra comprendió
que el horror de la civilización fue una noche de fuego sometido;
y cuando impávidas nos dejamos caer, dejándonos vencer,
el amor pidió al inocente silencio, volver.
.
.

Tus ojos purifican cuando caen, si acaso callasen a(l) volver.

Hyndra

miércoles, 20 de mayo de 2009

Un nuevo amanecer


Here I'm standing on the sea shore.
She is gone, now she's gone.
All the angels praying for me.
As I fall, As I fall.
While I'm melting in the rain,
deep in pain, she is so far.
Will we ever meet again as friends, after so long?


.
.


-----Hyndra in love

viernes, 15 de mayo de 2009

El verso vs el anverso de ser



- Perdido en el centro del mundo te lanzas…algo de clarín, ruptura, algo flota, invisible. Tus ojos. Apaga las luces, el mundo erguido es un espacio por añadidura. Todas estas luces son milagros. Y ves, la épica de llamar contradicción es ruido que se apaga lentamente, el concepto y el ritmo: tú hablas, pero siempre callamos.


- Mujer de roces, la prueba de fuego está al alcance de todo público. El sentimiento de legitimidad yergue en la conciencia burguesa. La crítica nos sirve para destronar, para ser mejores.


-Tú y yo nos alejamos. El alma de héroe penetra en tu piel como un Aquiles. Sabes que hay una llega secreta de ceder; si regresamos a la sola presencia, el serpenteo, la conquista por divinidad, lo posible disputa un alma en nombre de la libertad, la función más inmediata a la poesía es observar.


- La sociedad en función del análisis, esto es prosa.


- Un arquetipo, el hecho de nacer. La muerte o la derrota. El principio niega tu sensibilidad. Si esta operación de “imaginar”. Si mi don de soñarte… si lo real de mis labios… el alcance de tus manos. Te deseo más cuando no tuve ocasión de insistir.


-Mira el cielo; también cesa. “Eternizas el amor”. El rito es muy simple: a la hora del crepúsculo todo mundo se va a dormir


-Pero tú no duermes, sueñas.
.
.
.
( Hyndra no regresó a besarla...) Partió- .

miércoles, 13 de mayo de 2009

La razón de ser, los fantasmas de Pessoa.

Arianna Bañuelos
.
La imaginación de un sueño; la Calle de los Doradores de Pessoa; el deseo de desasosiego por un hombre que aparentó la imitación (atribuida o simulada) para cualquiera de los siguientes heterónimos: Bernardo Soares, Alberto Cairo o Ricardo Reis. La abulia absoluta en su manuscrito, “Libro del desasosiego” como obra propia u ortónima. Creación poética, vista tantas veces en el mundo de las letras como panorama público de lo que sucedió en otros tiempos; hermetismo sosegado, sacado a luz después de un lastre de lo que nunca fue. Cada una de estas posibilidades, dan cuenta del descubrimiento de un nuevo género, a cuyo legado, el co-editor Ángel Crespo, atribuye el neologismo: “paulismo”: “un ismo pessoano de carácter decadentista que pronto dejaría de interesar a su inventor” (Seix Barral, 2008 p.3)

Escribe Pessoa, “soy un fragmento de mí conservado en un museo abandonado”. Transcrito que a partir de hoy, conviene observar desde el punto de vista del anonimato. El Libro del Desasosiego reclama en broma lo correspondiente a una personalidad figurada; un yo instintivo que corresponde a un lector virtual, construido también en la penumbra de los siglos[1]. Esta mencionada coincidencia; un diario en la otrora casual, junto a un lector de procedencia anónima, conjura todas las dificultades de la edición: el reencuentro; más bien, descubrimiento fingido a una biografía anterior, lograda por Pessoa a través de su poesía publicada.

Inmediatamente salta a la vista una contradicción. ¿Quién es Pessoa a propósito de una lectura posterior anónima?: la opinión de todos, ya por más socavada: un clásico en la materialidad de las circunstancias (Pessoa como autor intelectual) o, la ordenación insegura vista desde la desnudez prosaica; el diferencial de cualidad innovadora; improvisación que surge en la casualidad irremediable, pesar de todas las letras: “esté donde esté, recordaré con nostalgia al patrón Vasques, a la oficina de la Calle de los Doradores, y la monotonía de la vida cotidiana será para mí por el recuerdo de los amores que no tuve, o de los triunfos que no habrían de ser míos” (p. 28).

¿Qué conforma la escrupulosa insignia de una segunda lectura pessoana; paréntesis que ha de ser traducida sigilosamente entre el sueño y la vigilia de su autoría: la Calle de los Doradores; sinónimo muchas veces de un juego solitario, lenguaje que no puede atribuirse a la figura pública o coartada incidental; Pessoa real de principios del siglo XX? Más bien, sucede todo lo contrario. El lenguaje del secreto y la insolación de los paisajes incomunicables (traducibles hasta hoy), tienen un doble propósito: alejarnos del oficio de un escrito, hecho meramente perceptual y engrandecido como memoria colectiva. Para que después, cuando hubiese sido borrada la condición falible de lo sociológico, nos diéramos la oportunidad de inclinarnos a una lectura primordialmente desnuda, destinada a la admiración sin máscaras. En los hechos, esta versión ofrece una visión con expresión íntima, en el ambiente cultural del libro.

En el trecho inicial de la obra se puede leer, “he nacido en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes habían perdido la creencia de Dios. Después agrega, (…)”sin saber por qué” (p. 21) La justificación decadentista al contexto autobiográfico: “Desassossego”: privación de calma o quietud; sinónimo de cualquier renuncia en el modo y contemplación del espíritu humano; devela una distancia y abstracción del hombre con el cosmos, situación que de haberse publicado en aquella época, hubiera revelado una angustia moral, arrastrando con ello, un mundo desprovisto de apoyo a la discusión de los problemas religiosos, y al mismo tiempo, la victimización al ser personal. La solución inmediata de Pessoa frente a esta situación, lo llevó a la continua recurrencia y/o necesidad del heterónimo, para hacer frente a lo simulado, el uso de la razón.

Ebrio de algo dudoso; cántico lento a sus ojos; la sensación con propósito se nos presenta hoy sin ataduras. La Calle de los Doradores es un regalo: “La oficina de la Calle de los Doradores representa para mí la Vida, este segundo piso mío, donde vivo (…) representa para mí el Arte” (p. 28) Siendo esto verdad, la metáfora en el trono de lo conocido, es un sitio que regresa al sosiego y escudriña todas las reglas de la vida. El momento de presente lectura, a través de “Desasosiego” es un regresar a los anhelos de Pessoa; el llegar a ser, su verdadera escritura: “Si yo tuviese el mundo en la mano, lo cambiaría, estoy seguro, por un billete para (la) Calle de los Doradores” (p. 28)

Es difícil distinguir lo simulado y lo real en el presente contexto. Enigmas como tal, debieron haberse escrito, con propósito de aliviar y tranquilizar el des-orden moral, des-asosiego; conceptos en aquella época indescifrables; paulismos en leyendas y mitos decadentistas. Es mucho más visible, la voz de lo desconocido en gran parte de los heterónimos; porque al volver a ellos, nos recuerdan la vida y el alma que sientan sobre el universo de Pessoa; lo que será antes y después que él; la existencia vívida en la cotidianidad de cualquier calle, en cualquier ciudad.




Referencia
Pessoa F,2008. Libro de Desasosiego de Bernardo Soares, Seix Barral, Barcelona.


[1] La primera edición del manuscrito: “El Libro del Desasosiego”, no sale a la luz sino hasta 1984

Musas Argentinas


Susana Villalba (1957-)


Sé que mi petición es precipitada


yo

yo y mi yo

y mi cuerpo fuimos a esa fiesta

yo bailé

hermoso rico y poderoso rozaba mi cuerpo

mi betty boop mi reina descalza

mi nombre es yoni.meri yo también

fuego furia ¿fumás? fuimos a su casa

estás mojada no sé no hemos sido presentados

sumergidos suma de noche estera estambres estaba aterrorizada

profeta centinela sentí un automóvil rojo rubio el tabaco

su espalda fuerte trepaba mi caída infimos funestos café

piedras para dormir me acompañaba a casa y olvidé decírselo

las palabras son monedas clavadas a la tierra
historias de susy siempre lo he sabido

cómo explicarte hubiese cupido calendario

perdida en los andenes al día siguiente mi sombra caía del piso 29

olvidé decirle que siempre nadie y yo nunca los amores cobardes

lloraba no llegan porque los hombres etcétera

él era despiadado todo un hombre quemado de belleza

mi cuerpo gemía como un gato y lo envidié pero yo nunca

me meto en sus asuntos

dijo tu piel mi nena dame no sé qué cosa qué llave del infierno

yo hubiera declarado desplegado y estrenado un novio

hubiese dicho a mis amigas entrado en algún bar hubiese

hubiese vino que me matarahabráse visto tan chiquita y calentando bancos en la plaza

ay corazón si te fueras de madre

siempre la pena entra la pena y la nada

mi cuerpo roto pegado a lo sumido curioso rito de cucharas en

la mesasobre la mesa en la ducha él era el agua y me frotaba

belladonada

me en el centro de lo que siempre habla el espejo la sombra

del deseo era lacan en mi escritorio

ah para su estudio de análisis oh para sus análisis

acababa de ver

mi cuerpo demasiado tarde dónde estuviste le decía

ay corazón si supieras ser látigo y dormir.


Patricia Damiano


dentellada

sacra, ríe la señora en domingo

de jade el labio

fortaleza de cientos

tu fracaso

gris la tarde, autora del sol

porfía la maderatu orfandad

bajo el roble

en invierno

maleza de aquel hombre tardío, éste,

conquista que en tu inicio

supo morirel miedo canta

sangre diera el silencio

útera palabra

a tu negada

luz

la serpiente

en la hoguera

que no supo Juana, mártir en armas

sin la daga que

fue

salto

el cerro desconocido

hubo el durazno no

el oro

si pirámide la sonrisa

de tu lengua frágil

lealtad

púrpura de cientos

hubo el oro no

el durazno

si el mirlo vuela, humillado mármol

bajo las ojivas juego ajedrez, perpetua blanca

mi comida

tu arreo

la imposible daga

cae el rey

vuela la torre

un alfil traiciona este cerro

que salto

inútil árbol

adiós

pequeño trebejo, arco azul

todos sabemos

que han sido los juegos

de una noche

sin Byron


Olga Appiani (1949-)

Me pensaron sombra, espejo…”


Me pensaron sombra, espejo,

copia de copias aprobadas...

Pero tengo este capricho de sol

entre las manos,

esta sed que tantos no conocen,

este terco titilar tan escondido...

Y resisto como el árbol,

la piedra, la simiente tenaz bajo la tierra,

con mi loco cascabel en la garganta

y el ala en gestación

sobre los huesos...

Soy la voz callada tanto tiempo,

la vela que alumbró

en el silencio

y estalla al fin sus soles sumergidos...

No soy sombra de sueños permitidos

jueves, 7 de mayo de 2009

Cuando el otro se desnuda el mundo cambia


Arianna Bañuelos
.
Venía atiborrada de la oficina a la casa. Tenía una migraña de calibre 14. En aquel semáforo, el mismo estúpido cuenta-largo de todos los días, me sonrió un mimo. Al principio no lo quise mirar porque mi cara de “el mundo me odia y viceversa” daba vergüenza. Traté de esquivar su mirada instantáneamente; pocos segundos fueron nada. Cuando regresé la vista ahí seguía con su cara de “ya sé en qué estás pensando”. En el arguello de sus faenas, un gesto sincero; del silencio de su boca salía un “wow”, “estás hermosa”. Luego me tomó una foto y la guardó en su bolsillo. Sacó una moneda y dijo “no quiero esto”; mejor un beso, y señaló su mejilla. Me vencí, me reía sola. En cadena me vino de golpe, “la espontaneidad no es un delito” y “hay detalles de la vida que son mágicos”. Algo con fe y cariño, que no le puedo llamar flirteo y tampoco oficio. Era un todo; la intención de hacerme sentir mejor: mundo liviano. Yo pensaba, “qué manera de sonreír al mundo”. Así las cosas, la vida iba siendo un todo en la sonrisa del otro. Nada importaban los espectadores incomprensibles (el aire flota; piedras invisibles y recurrentes; paradoja y sociedad). ¡La vergüenza venía siendo un pecado!; rechazar una sonrisa lo era más. Pagué su talento y me fui.

lunes, 4 de mayo de 2009

Bach en Egipto


Una vez, exánime
besé tus pies mujer periplo
Dónde, la llave, no lo sé
Dios se encargó de velar obscuro beso,
Dios bien sabe que lo nuestro lleva
a dónde. No nos lleva.
Una solemnidad que no es pareada
ya no importa
Cuando el sombrero de Bach dijo a su sombra:
empiezo a rasgar vestidos;
así en tu cama,
cuerpo de alfileres sin deriva;
el techo, donde todos los ojos ven.

Una vez, exánime
la luna me dijo a puerta cerrada: querida,
música adorada,
tu réquiem es VIVIR SEDADO – no te huyas-.
Los misterios del abecedario, dos cinturas
Océano primero, tu cadalso
Risa, el viento fuimos todos los que no seremos.
¡Destruye tu voz!¡ Destruye tu acento!
resistamos al borde. Silbido y después…

Una vez, exánime,
cuando el silencio parece una maquinaria de fuego,
y sigue Bach por el Cairo, como desierto huésped
acaudalado y sombrío.
Vino una anciana aquella noche a dejarme un libro,
roble viejo
atestiguó un siglo tu dulzura. Mujer, mujer,
ser de agua, tu exquisita vanidad una y otra vez naufraga
prohibida fugaz, te volviste agua y yo quería
la batalla.

Hyndra

domingo, 3 de mayo de 2009

(doble senda)


El rumor rompiéndose en medio de esta espera,
escrita en muro con mis labios hechos lluvia.
Humedezco mis dedos nuevamente en agua;
redimo culpas; vuelvo al escondrijo de mi anhelo fulminante.
Locura; he visto con cenizas de alba mi destino;
crepúsculo de sombras y este cuerpo danza tiernamente.
Llamo, la noche sufre, llamo.
Perdida en el canto de un campanario.
Clamo. Con garganta obscura sigo el peregrinaje de una sombra.

Mil años, le restan a mis ojos olvidarte.
Hyndra

Mi manera de quererte,
belleza ciega.
Abro los ojos en la cúspide de tus labios, que son besos...


Hyndra

sábado, 2 de mayo de 2009

La mujer de Octavio Paz

En cierta ocasión (como todo buen hombre), Paz se enamoró:

...Como todo movimiento del hombre, el amor es ir "a un encuentro". En la espera todo nuestro ser se inclina hacia adelante. Es un anhelar, un tenderse hacia algo que aún no está presente y que es una posibilidad que no pude producirse: la aparición de la mujer. La espera nos tiene en vilo, es decir, suspendidos, fuera de nosotros. Hace un minuto que estábamos instalados en nuestro mundo y nos movíamos con tal naturalidad y facilidad entre las cosas y seres que no advertíamos su distancia. Ahora, a medida que crecen la impaciencia y el anhelar, el paisaje se aleja, el muro y las cosas de enfrente se retiran y repliegan sobre sí mismas, el reloj marcha despacio. Todo se ha puesto a vivir una vida aparte, impenetrable. El mundo se hace ajeno...

Para que luego, cuando llegara la "INESPERADA MUJER" (Elena Garro), le contestara:

Con un imbécil, que era la sombra de Paz (... )me dejó llena de deudas y SIN UN CENTAVO. En cuanto al aspecto familiar, íntimo, las cosas son más oscuras: cuando Helenita nació, se convirtió en el arma número uno contra mí (...)Desde entonces viví aterrada, pues Paz encontró entregar a Helenita con su madre, cada vez que yo intentaba el divorcio (...) Ya domada, nos fuimos otra vez de México y viví nuevamente con Paz esperando que la niña fuera mayor de edad para IRME. ¡Todo fue una catástrofe! Me enamoré de Bioy Casares, y la víspera de irme con él, Paz suspendió el viaje y ordenó que la niña volviera a México con su padre y su padrastro. ¡No me fui! Pero casi me muero. Me guardó un rencor insaciable y de ese amor frustrado vienen todas las represalias, que no VAN a terminar NUNCA. Por eso ahora ha encontrado la manera de matar a Helenita sin dejar huellas: no dando dinero para curarla, pero diciendo a todo el mundo que lo da, por ejemplo a través del siniestro primo...

Para que luego Paz escribiera:
La experiencia poética es una revelación de nuestra condición orginal.

Yo diría, cuál original, si esto no es más que la trágica muerte de Garro y la sepultura misma de Paz para permanecer continuamente enamorado de su anhelo, y nada más...


Fin.